Ejercicio Piadoso de los 7 Lunes

EJERCICIO DE LOS SIETE LUNES EN HONOR A NUESTRO SEÑOR DE LA MISERICORDIA

Basado en libro el realizado por Monseñor Víctor Manuel Arrieta q.d.D.g.

Esquema para todos lunes

  • Se entra con una cruz, acompañada de dos velas
  • (Cantamos)
  • Según sean las circunstancias, una vez llegada la cruz al presbiterio, se realiza la exposición del Santísimo Sacramento.
  • Inicio para todos los días.
  • Consideración de cada lunes.
  • Conclusión para todos los días.

 

Material preparado por la Vicaría Episcopal de Pastoral Litúrgica.

Curia Metropolitana de San José, 2014

post

¿Cómo te mira Jesús?

En una de las homilías del Papa Francisco (mayo 2015), ha hecho una reflexión sobre el diálogo que tuviera Jesús con Pedro, cuando Jesús resucitado prepara la comida y después de la misma tiene una conversación extensa con Pedro.

El Papa ha reflexionado específicamente sobre tres miradas del Señor:

La mirada de la elección
La mirada del arrepentimiento
La mirada de la misión


¿Con cuál te está mirando Jesús hoy en día?

Esa es su reflexión.

La primera, la de la misión se da cuando al inicio del Evangelio de Juan, Jesús fija su mirada sobre Pedro y le dice: “Tú eres Simón, hijo de Jonás. Serás llamado Pedro” y sobre esta piedra edificará su Iglesia. Hay una elección, lo elige a seguir su llamado.

La segunda se refiere a la noche del Jueves Santo cuando Pedro niega a Jesús tres veces, el Papa Francisco reflexiona: “Ha perdido todo. Ha perdido su amor y cuando el Señor cruza su mirada llora”, esta es una mirada que cambia el corazón y es un cambio de conversión al amor.

La tercera se refiere a la ratificación de la misión, el encuentro después de la Resurrección. Es cuando Jesús le pide reconfirmación de su misión y el Señor le pide la manifestación de su amor y le pide apacentar sus ovejas.

como-te-mira-jesus-1

En forma resumida comenta: “la primera, la mirada de la elección con el entusiasmo de seguir a Jesús; la segunda, la mirada del arrepentimiento en el momento del pecado tan grave de haber negado a Jesús; la tercera mirada es la mirada de la misión: ‘apacienta mis corderos’, ‘alimenta mis ovejas’, ‘alimenta mis ovejas’”.

Jesús que tenía un acercamiento especial con sus apóstoles, enfatiza en Pedro que hace todo esto por amor y que lo seguirá hasta en el camino de la cruz.

“¿Cuál es hoy la mirada de Jesús sobre mí? ¿Cómo me mira Jesús? ¿Con una llamada? ¿Con un perdón? ¿Con una misión?”

Jesús siempre nos va a ver con Amor, a su vez, nos va a dar una misión. Está en nosotros escuchar su llamado y seguirlo.

Sé valiente y pídele a Jesús que te explique cuál es tu misión y tómala.

A veces para nosotros es difícil, nos da miedo, tenemos curiosidad pero somos los llamados a ser valientes y aceptarnos, aceptar al Señor con los brazos abiertos.

Piensa en Jesús y su mirada sobre tí.


post

Los Diez Mandamientos

Los Diez Mandamientos son el envío de Dios a los hombres, las normas, la guía para ganarnos la eternidad junto a él. Fueron entregados a Moisés en el Sinaí para ayudar a su pueblo a cumplir la ley divina.

La primera referencia se encuentra en el segundo libro del Antiguo Testamento, Éxodo, Capítulo 20, Versículos del 1 al 20 (Ex 20:1-17), la siguiente es la transcripción tomada de la Biblia Católica:

1 Entonces Dios pronunció estas palabras:
2 Yo soy el Señor, tu Dios, que te hice salir de Egipto, de un lugar en esclavitud.
3 No tendrás otros dioses delante de mí.
4 No te harás ninguna escultura y ninguna imagen de lo que hay arriba, en el cielo, o abajo, en la tierra, o debajo de la tierra, en las aguas.
5 No te postrarás ante ellas, ni les rendirás culto, porque yo soy el Señor, tu Dios, un Dios celoso, que castigo la maldad de los padres en los hijos, hasta la tercera y cuarta generación, si ellos me aborrecen;
6 y tengo misericordia a lo largo de mil generaciones, si me aman y cumplen mis mandamientos.
7 No pronunciarás en vano el nombre del Señor, tu Dios, porque él no dejará sin castigo al que lo pronuncie en vano.
8 Acuérdate del día sábado para santificarlo.
9 Durante seis días trabajarás y harás todas tus tareas;
10 pero el séptimo es día de descanso en honor del Señor, tu Dios. En él no harán ningún trabajo, ni tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu esclavo, ni tu esclava, ni tus animales, ni el extranjero que reside en tus ciudades.
11 Porque en seis días el Señor hizo el cielo, la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos, pero el séptimo día descansó. Por eso el Señor bendijo el día sábado y lo declaró santo.
12 Honra a tu padre y a tu madre, para que tengas una larga vida en la tierra que el Señor, tu Dios, te da.
13 No matarás.
14 No cometerás adulterio.
15 No robarás.
16 No darás falso testimonio contra tu prójimo.
17 No codiciarás la casa de tu prójimo; no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su esclavo, ni su esclava, ni su buey, ni su asno, ni ninguna otra cosa que le pertenezca.

También, se puede encontrar una segunda referencia en el libro del Deuteronomio 5:5-22

5 Mientras yo hacía de intermediario entre el Señor y ustedes para anunciarles su palabra, porque ustedes, atemorizados por el fuego, no habían subido a la montaña. El Señor dijo:
6 Yo soy el Señor, tu Dios, que te hice salir de Egipto, de un lugar de esclavitud.
7 No tendrás otros dioses delante de mí.
8 No te harás ninguna escultura y ninguna imagen de lo que hay arriba, en el cielo, o abajo, en la tierra, o debajo de la tierra, en las aguas.
9 No te postrarás ante ellas ni les rendirás culto, porque yo soy el Señor, tu Dios, un Dios celoso, que castigo la maldad de los padres en los hijos, hasta la tercera y cuarta generación, si ellos me aborrecen:
10 Y tengo misericordia a lo largo de mil generaciones, si me aman y cumplen mis mandamientos.
11 No pronunciarás en vano el nombre del Señor, tu Dios, porque él no dejará sin castigo al que lo pronuncie en vano.
12 Observa el día sábado para santificarlo, como el Señor, tu Dios, te lo ha ordenado.
13 Durante seis días trabajarás y realizarás todas tus tareas.
14 Pero el séptimo día es día de descanso en honor del Señor, tu Dios. En él no harán ningún trabajo ni tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu esclavo, ni tu esclava, ni tu buey, ni tu asno, ni ningún otros de tus animales, ni tampoco el extranjero que reside en tus ciudades. Así podrán descansar tu esclavo y tu esclava, como lo haces tú.
15 Recuerda que fuiste esclavo en Egipto, y que el Señor te hizo salir de allí con el poder de su mano y la fuerza de su brazo. Por eso el Señor, tu Dios, te manda celebrar el día sábado.
16 Honra a tu padre y a tu madre, como el Señor, tu Dios, te lo ha mandado, para que tengas una larga vida y seas feliz en la tierra que el Señor, tu Dios, te da.
17 No matarás.
18 No cometerás adulterio.
19 No robarás.
20 No darás falso testimonio contra tu prójimo.
21 No codiciarás la mujer de tu prójimo, ni desearás su casa, su campo, su esclavo, su esclava, su buey, su asno ni ninguna otra cosa que le pertenezca.
22 Estas son las palabras que el Señor les dirigió en la montaña, cuando todos ustedes estaban reunidos. El les habló con voz potente, desde el fuego, la nube y una densa oscuridad. No añadió nada más, sino que escribió esas palabras en las dos tablas de piedra que me entregó.

Jesucristo confirmó los Diez Mandamientos y los perfeccionó con su palabra y con su ejemplo, hechos descritos en el Nuevo Testamento. Adicionalmente, podemos encontrar una explicación amplia de estos hechos en el Catecismo de la Iglesia Católica.

Nuestro amor a Dios se manifiesta en el cumplimiento de los Diez Mandamientos y de los preceptos de la Iglesia. Nosotros los Católicos, siguiendo las palabras de Jesús, dividimos los mandamientos, básicamente en dos: amar a Dios sobre todas las cosas y amar al prójimo como a uno mismo, y más aún, como Cristo nos amó. Jesucristo dice: Si quieres salvarte, cumple los mandamientos.

En resumen, ¿cuáles son los Diez Mandamiento de la Ley de Dios?

Los Diez Mandamientos

 

Aquí un Post interesante de EWTN acerca de cómo defender el tema cuando se nos acusa de haber quitado algún mandamiento o no cumplirlos al pie de la letra. CLICK AQUI.

post

¿Por Qué Soy Católico?

Una de las preguntas que nos hemos hecho en nuestra vida, o estamos por hacernos, es ¿por qué soy Católico?

La razón más llana y sencilla y por las que muchos se atienen es: porque nací en una familia Católica o porque fui bautizado.

Sería mejor preguntarnos, ¿por qué queremos seguir siendo Católicos? ¿Por qué escojo ser Católico? A continuación expongo mis razones por la cuál escojo seguir siéndolo, sin ningún orden particular de prioridad.

La primera respuesta y pensando cronológicamente, me lleva a la fundación de la Iglesia y las otras religiones (entre las más conocidas) a revisar su origen y fundación; tomé de Internet el siguiente cuadro:

Iglesias

Analizando este cuadro quisiera resaltar que todas son posteriores a Cristo. Está claro. Y todos los demás fundadores están muertos, solo Cristo está vivo; porque nuestra fe nos dicta que resucitó y es Hijo de Dios.

Sobre esta línea, debemos ver claramente que Jesús no escribió una Biblia, sino que fundó una Iglesia; formó hombres y los mandó a hablar y actuar en su Nombre:

II Timoteo 2,2: y las cosas que me oíste a mí ante muchos testigos, confíalas a hombres leales, capaces de enseñárselas a otros.

Lucas 10,16: “El que os escucha a vosotros me escucha a mí; y el que os rechaza a vosotros me rechaza a mí; y el que me rechaza a mí rechaza al que me ha enviado.”

Juan 20,21-23: Él repitió: “¡La Paz esté con vosotros! Como el Padre me envió a mí, así os envío yo a vosotros.” Después sopló sobre ellos y les dijo: “Recibid el Espíritu Santo. A quienes perdonéis los pecados, les serán perdonados; a quienes se los retengáis, les serán retenidos.”

La Iglesia Católica es la única que tiene una línea de sucesión directa desde Jesús hasta el Papa. Hasta el día de hoy esa línea puede ser contada, no ha sido rota y se puede documentar históricamente.

Cristo es el único mediador entre Dios y los hombres…

I Timoteo 2,5: Porque hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús…

… así la Iglesia Católica es la única que conduce a Jesucristo, puesto que ella sola fue fundada por Él, para continuar su obra. Ella sola recibió al Espíritu Santo y la promesa de ser asistida por Él hasta el fin del mundo:

Hechos 1,8: … pero recibiréis la fuerza del Espíritu Santo, que vendrá sobre vosotros para que seáis mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta los confines de la tierra.

Mateo 28,20: “…y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado. Ya sabe que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo.”

Ella sola (la Iglesia Católica) es “la Iglesia del Dios viviente, columna y sostén de la verdad”, ella sola es la Iglesia de la cual habla la Biblia:

I Timoteo 3,15: …por si tardo, para que sepas cómo has de conducirte en la casa de Dios, que es la Iglesia de dios vivo, columna y fundamento de la verdad.

Pero ¿qué más sería importante resaltar? La Eucaristía. Porque tenemos a Jesús vivo, todos los días, varias veces al día, en la celebración de la Eucaristía.

La Eucaristía es la consagración del pan en el Cuerpo de Cristo y del vino en su Sangre que renueva mística y sacramentalmente el sacrificio de Jesucristo en la Cruz. La Eucaristía es Jesús real y personalmente presente en el pan y el vino que el sacerdote consagra. Por la fe creemos que la presencia de Jesús en la Hostia y el vino no es sólo simbólica sino real; esto se llama el misterio de la transubstanciación ya que lo que cambia es la sustancia del pan y del vino; los accidente—forma, color, sabor, etc.— permanecen iguales. Tomado de ACI PRENSA (en este post no discutiremos la veracidad de la afirmación)

Porque entregó su Cuerpo y su Sangre, su Alma y su Divinidad para que pudiéramos ser salvados. Porque primero viene su Divina Misericordia antes que otra cosa, y por ella somos salvos.

Romanos 8,24: Porque en la esperanza fuimos salvados; pero la esperanza que se ve no es esperanza, porque lo que uno ve, ¿cómo puede esperarlo?

Romanos 5,9: Con mucha más razón, justificados ahora por su sangre, seremos librados por él del castigo.

Cabe aclarar que no solo por esto estamos salvados, el Señor es el único que juzga, solo Él tiene el poder de salvarnos o no, solamente nos dio a su Hijo para que nos salváramos.

I Corintios 4,4: No me siento culpable de nada; pero no por esto quedo justificado, porque quien me juzga es el Señor. Así pues, nada juzguéis antes de tiempo, hasta que venga el Señor…

Porque además, el acto de entrega de Jesús fue para nosotros el mayor acto de entrega jamás hecho; por su Amor.

Porque esto también predica la religión Católica, no solo porque estamos salvos por tener fe, sino porque las obras deben acompañar dichos actos de fe.

proclamacion

Porque el mayor acto de entrega es el mismo ejemplo de Jesús. Lo que Él hizo por nosotros y por nuestra salvación es el mayor acto de Amor.

entrega¿Hay algo más? Sí, porque nos dejó una Madre que nos ama y que intercede por nosotros ante Él.

Porque ella se entregó a Dios como esclava de Amor.No hay nada que nos haga pertenecer más completamente a Jesucristo que la esclavitud aceptada voluntariamente:

Lucas 1,38: María dijo: “Aquí está la esclava del Señor: hágase en mí según tu palabra”. Y el ángel la dejó.

Porque la esclavitud de amor libera, no obstruye. Porque creemos en la entrega total al Señor Jesús.

Se trata en el libro: “El Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen” de San Luis María Grignion de Montfort:

“¿Sería posible que la que halló gracia delante de Dios para todo el mundo en general y para cada uno en particular estorbe a las almas alcanzar la inestimable gracia de la unión con Él? ¿Será posible que la que fue total y sobreabundantemente llena de gracia y tan unida y transformada en Dios que lo obligó a encarnarse en Ella impida al alma vivir unida a Dios?”, se pregunta el santo.

Está claro que no es así, afirma San Luis, porque “Tú, Señor, estás siempre con María, y María está siempre contigo y no puede existir sin ti; de lo contrario, dejaría de ser lo que es. María está de tal manera transformada en ti por la gracia, que Ella ya no vive ni es nada; sólo tú, Jesús mío, vives y reinas en Ella más perfectamente que en todos los ángeles y santos. […] Ella se halla tan íntimamente unida a ti, que sería más fácil separar la luz del sol, el calor del fuego“.

He aquí solo mis razones por las que soy Católico, ¿cuál es tu razón principal? Siéntete libre de comentar en la casilla de abajo.